By Catherine Romero for Semana. En miras de la regulación sobre cultivo y producción del cannabis medicinal y sus derivados esperamos que el gobierno actúe en coherencia con la visión de país rural y participativo expuesto en el Acuerdo de la Habana e incluya nuevas reglas de juego para que pequeños productores tengan la oportunidad de ingresar a la cadena productiva del cannabis medicinal.

El Decreto, si bien es un avance como han reiterado varios expertos, ( ver: http://www.elespectador.com/noticias/salud/el-decreto-de-marihuana-deja-un-gran-vacio-exconsultor-articulo-608168 ) se queda corto en el camino hacia la democratización del uso de la tierra con fines lícitos. La actual regulación elimina cualquier posibilidad de que pequeños cultivadores y campesinos ingresen al modelo de desarrollo alternativo de siembra y producción del cannabis con fines médicos y científicos. En primer lugar, los requisitos no obedecen a la realidad rural en materia de posesión, tenencia y siembra. Requerir a un campesino que cumpla con los pautas de propiedad, seguridad monitoreo y suministro de energía para acceder a la licencia de cultivo, como primer paso de la cadena productiva, resulta desproporcionado a la realidad agraria del país.

Read more… 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Category

Uncategorized