By El Espectador. En octubre de 2015, después de meses de debates y controversias, y luego de que la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) clasificara al glifosato como un agente “probablemente cancerígeno”, el país decidió suspender las aspersiones con el herbicida. Desde entonces, la discusión en torno a qué tan perjudicial y útil había sido se detuvo y el tema pareció quedar en el olvido.

Pero justamente eso quiere evitar Daniel Rico. Economista, investigador de la Fundación Ideas para la Paz (FIP) y candidato a doctor en criminología y políticas públicas en la Universidad de Maryland, Rico cree que en esa discusión hace falta analizar muchas aristas. Una de las principales, dice, es la evidencia científica y la necesidad de darles una guía a los jueces que asuman las demandas que reciba el Estado por afectaciones con glifosato.

A sus ojos, la discusión estuvo enfrascada en unos argumentos no muy claros que deben ser mirados en detalle. Por eso, para aclararlos, mañana discutirá, en compañía de los ministros de Salud y de Justicia, los puntos que quedaron en el tintero. La cita es a las 8 a.m. en la Universidad del Rosario, en el foro “Las verdades científicas sobre el impacto de la aspersión aérea en la salud”, organizado por El Espectador, esta universidad y la FIP.

Read more… 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Category

Uncategorized