By Revista Semana. El asunto está desbordado y fuera de control. El último hecho ocurrió el sábado 23 de enero. Ese día cuatro personas fueron asesinadas en una vivienda en Ciudad Bolívar al sur de la capital. Solo un mes antes, en diciembre, cuatro personas más murieron en otra masacre en la localidad de Usme. Otros dos hechos igualmente macabros, con un saldo de siete muertos, ocurrieron en septiembre y octubre del año pasado en Bogotá. Todos estos capítulos de horror, que reflejan la gravedad de lo que está ocurriendo en materia de criminalidad en las ciudades de todo el país, tienen un común denominador: el microtráfico.

El asunto es tan preocupante que tras la última masacre, el martes 19 de enero, el presidente Juan Manuel Santos se reunió con el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, y gran parte de su equipo de trabajo. El objetivo era definir y coordinar acciones para enfrentar los problemas de seguridad, comenzando por el microtráfico, que se ha transformado en el principal flagelo no solo de la capital sino prácticamente de todos los municipios del país.

Read more… 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Category

Uncategorized