By Daniel Pacheco for VICE. Antonio Caballero dice que mete perico. Está sentado frente al ministro de Justicia y el director de la oficina contra las drogas de la ONU. Que Caballero hable sobre su gusto “ocasional” por la cocaína no es una sorpresa para nadie que se haya leído su novela Sin Remedio, la que me hizo a mí, y a todos los bogotanos que la leímos en la adolescencia, querer salir a caminar la décima por los bares de putas y las ollas de basuco del centro.

Pero esto ocurrió hace poco más de un mes, en un hotel de Rosales, en un evento auspiciado por el gobierno colombiano y Naciones Unidas. Caballero estaba admitiendo tácitamente la comisión de un delito (aunque el consumo de drogas en Colombia está despenalizado, la producción y el tráfico, incluyendo la compra, están prohibidos) ante la estructura institucional internacional que ha luchado durante los últimos 60 años por el objetivo aún declarado de “reducir drásticamente o eliminar” el consumo de drogas en el año 2019, según consta en el último documento de la ONU sobre política global contra las drogas.

Lo primero que pensé fue en pedirle el teléfono de su jíbaro, que seguro es el mismo de los Santos, los Santo Domingo y los Pombo. Perico de élite. Lo segundo que se me vino a la cabeza fue que si así termina 2015, tal vez en 2016 se vienen cosas grandes en temas de drogas.

Read more… 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Category

Uncategorized